EL INTERNET DE LAS COSAS YA TIENE SU PROPIA NORMA ISO Si no has escuchado nunca el término “Internet de las cosas”, debes saber que es algo que desde ya está en boca de todo el mundo, protagoniza gran cantidad de las noticias relacionadas con Internet y es un nuevo modelo socio-económico que ha llegado para quedarse.

El Internet de las cosas o en inglés IoT (Internet of things) es el término que se emplea para hablar de la hiperconectividad de todos los objetos materiales e inmateriales que nos rodean. Su ámbito de aplicación no parece tener límites y se puede adaptar a sectores tan diferentes como la agricultura, los procesos de fabricación mediante inteligencias artificiales, la domótica, los seguros, la vivienda, la sanidad y sobre todo las denominadas ciudades artificiales.

Por dejar claro el concepto, con el Internet de las cosas se está creando un lenguaje nuevo y único por el cual las cosas que nos rodean podrán conectarse a Internet y hablar entre ellas. Es el caso por ejemplo, de las neveras inteligentes que avisan a través de notificaciones en tu Smartphone que no te queda leche, pudiendo encargarse la propia nevera de realizar el pedido en tu tienda online habitual como podría ser Amazon.

También podríamos estar hablando de la nueva tecnología que dentro de muy poco permitirá desarrollar los primeros vehículos autónomos, es decir coches que se conduzcan solos. Esto ya se está desarrollando en algunas empresas de reparto o empresas de transportes de personas como Uber. Si eres de los que piensa que este tipo de cosas no van contigo y pertenecen a la ciencia ficción, debes saber que el Internet de las cosas ya es una realidad, y dentro de pocos años nuestra casa y nuestras ciudades estarán totalmente conectadas en una red común en la que se empleará un nuevo lenguaje informático que permitirá una conectividad absoluta.

No en vano, la Organización Internacional de Normalización, ya ha desarrollado el primer estándar que permitirá normalizar todo este tipo de tecnologías, con el objetivo de asegurar una calidad y un desarrollo óptimo y responsable. Este estándar recibe el nombre de ISO/IEC 3014 y recuérdalo bien porque muy pronto se convertirá en una norma ISO de gran interés mediático y muy útil, sobre todo para las empresas que se dedican a desarrollar este tipo de nueva tecnología en sectores como domótica, transporte, aplicaciones web, etc.

Este nuevo estándar responde a la necesidad de garantizar la seguridad, confianza y la base tecnológica del Internet de las cosas, con medidas y sistemas robustos. De hecho, aunque este es el único estándar aprobado de forma exclusiva hasta la fecha, los comités de trabajo de las normas ISO ya han comunicado que actualmente hay unas 600 normas que serán revisadas, precisamente para actualizarse y poder atender las necesidades del Internet de las cosas o la llamada Industria 4.0 La norma ISO/IEC 3014 establece una serie de vocablos comunes, y una base para construir una arquitectura sólida y estandarizada. En definitiva una garantía para poder desarrollar sistemas fiables en relación al IoT que además garanticen la seguridad contra ciberataques o la privacidad de los usuarios.